Pilotos rusos temen perder sus licencias