El 12 de octubre se acaba el uso del español en las comunicaciones aéreas