El polizón que sobrevivió a la hipoxia: la historia de Armando Socarrás