Un estudio corrobora que la Diabetes es compatible con volar profesionalmente