Las aerolíneas de pasajeros se plantean reconvertir sus aviones a cargo para capear la crisis