El Director de Operaciones de Iberia afirmó que no podía garantizar la seguridad después de que 99 pilotos dimitieran en el transcurso del conflicto que enfrentaba al SEPLA-Iberia y la dirección de la compañía.La junta rectora del Sindicato Español de Líneas Aéreas (SEPLA) ha decidido la expulsión del mismo de siete pilotos de Iberia y ha aplazado durante 10 días la decisión sobre un octavo, según un afiliado al sindicato. Los expulsados son el director de operaciones, Enrique Pérez de Villaamil, y seis de sus colaboradores, y la razón, haber ´engañado´ y atentado ´contra el honor´ del colectivo al alegar el pasado julio falta de seguridad en los vuelos, lo que dio pie a que el presidente de Iberia, Xabier de Irala, ordenara el cese total de las operaciones.

Pérez de Villaamil afirmó que no podía garantizar la seguridad después de que 99 pilotos dimitieran en el transcurso del conflicto que enfrentaba al SEPLA-Iberia y la dirección de la compañía. La decisión sobre el octavo piloto la tomará el SEPLA tras comprobar que éste, subdirector de seguridad, negara, como dice, que existiera falta de seguridad.

Pérez de Villaamil ha manifestado que lleva 30 años en el SEPLA y sus derechos no se los va a quitar ´un dirigente temporal por razones personales y electorales´. Alude así a Jaime Lacasa, jefe del SEPLA-Iberia, con quien mantiene un largo enfrentamiento, y al proceso de elecciones en marcha para renovar la tercera parte de la dirección de SEPLA-Iberia. Villaamil y los otros seis expulsados recurrirán la expulsión en los tribunales.