Las ventas de Airbus representaron el año pasado las dos terceras partes de los ingresos totales del grupo europeo nacido de la fusión de la alemana Dasa, la francesa Aerospatiale Matra y la española Casa. Para este ejercicio, Airbus prevé entregar trescientos aviones, por debajo de los 325 aparatos entregados en 2001.

Otras filiales, como las divisiones de Aviones de Transporte Militar y Sistemas Civiles y de Defensa, compensarán el receso de la aviación comercial. El negocio de defensa pasará de unos ingresos de 6.100 millones de euros a 9.000 millones de euros en el año 2004, gracias a los nuevos programas que aumentarán la cartera de pedidos: el cazabombardero Eurofighter, los helicópteros NH90 y Tiger y los nuevos sistemas de misiles.

En el terreno de los aviones de transporte militar, además de la fabricación de los modelos CN-235 y C-295, falta confirmar si el contrato que se firmó el pasado mes de diciembre –valorado en 18.000 millones de euros– para la construcción del A400M se cumple, puesto que Alemania ha reiterado repetidamente sus problemas de financiación.

Rainer Hertrich, que copreside Eads junto a Philippe Camus, mostró ayer su confianza en que el proyecto salga adelante, ya que “todos los partidos alemanes están de acuerdo”.

La compañía aeronáutica ganó el pasado ejercicio 1.372 millones de euros, que contrastan con unas pérdidas proforma de 909 millones de euros registradas en 2000.

El ebitda creció un 38 por ciento, hasta 3.213 millones de euros, y el beneficio por acción que se propondrá a la próxima junta de accionistas, que se celebrará el 17 de mayo en Amsterdam, es de 0,5 euros, similar al del año anterior. Los títulos del grupo subieron ayer un 4,23 por ciento, hasta 17 euros.

Ahorro de costes Para el año 2002, la compañía espera obtener unas sinergias de trescientos millones de euros, cifra que aumentará en los próximos ejercicios gracias a nuevos planes de ahorro de costes.

Por otro lado, Eads pretende aumentar los gastos en I+D en unos cuatrocientos millones de euros, gracias al programa del superavión A380. Con todas estas variables, el grupo espera conseguir un ebit de 1.200 millones de euros para este ejercicio.