El médico de 68 años Jesús María Maestrojuán San Martín, quien trabajaba y residía en Corella, falleció tras estrellarse el ultraligero en el que volaba en las Ventas de Úcar, zona situada a una veintena de kilómetros al suroeste de Pamplona.

Según indicaron varios testigos, el aparato impactó en seco en una finca cercana a la carretera NA-601, que une la N-121 y Puente la Reina, tras una caída de 200 metros en picado y haciendo giros. Los responsables de la investigación no pudieron determinar ayer las causas de este accidente y, aunque las condiciones meteorológicas en la zona no eran adversas, se apuntó la posibilidad de un fallo mecánico en el aparato o un cambio brusco en las rachas de viento.

El suceso tuvo lugar a las 11.21 horas. Según relataron varios testigos del trágico accidente, el ultraligero comenzó su caída incontrolada cuando se encontraba a unos 200 metros sobre el suelo. Este tipo de aparatos suelen volar a una altura máxima de 300 metros.

Dos patrullas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Navarra, que se encontraban de servicio realizando mediciones de velocidad en la zona, observaron cómo el aparato que pilotaba el fallecido iniciaba su descenso en barrena y caía en un campo situado en la parte trasera de las Ventas de Úcar.

Tras dar aviso a la central de emergencias de SOS Navarra, se trasladaron hasta el lugar desde Puente la Reina un equipo de desatrapamiento y dos ambulancias medicalizadas de la DYA y de Bomberos que, al llegar confirmaron la muerte de Jesús María Maestrojuán.

Debido al estado que presentaba el aparato siniestrado, miembros de la Unidad de Rescate del Servicio de Extinción de Incendios tuvieron que liberar el cuerpo que había quedado atrapado entre los restos del ultraligero. De la investigación del accidente se hicieron cargo efectivos del Servicio de Policía Judicial del cuartel de la Guardia Civil de Estella.

Los primeros datos recogidos en la zona del accidente indican que el ultraligero pilotado por Jesús María Maestrojuán pudo salir de Lumbier y, por las razones antes citadas, precipitarse en el campo situado en las Ventas de Úcar.

Los restos del aparato fueron trasladados a dependencias del aeropuerto de Noáin por los agentes de la Guardia Civil. Allí quedó depositado para que los técnicos de Aviación Civil elaboren un informe, que se incorporará a las diligencias de investigación que se están instruyendo, que determine con seguridad la causa por la que el ultraligero se estrelló.