British Airways, que el año pasado vendió su filial de vuelos baratos Go, ha dado marcha atrás en su estrategia al anunciar descuentos de hasta el setenta por ciento en diferentes vuelos entre Londres y varias ciudades británicas.

La primera aerolínea europea ha anunciado el lanzamiento de tarifas superrebajadas para vuelos domésticos entre diferentes ciudades británicas y Londres.

Hasta un setenta por ciento puede llegar a ahorrarse el cliente en algunos viajes si reserva el billete con suficiente antelación y se ajusta a algunas ofertas especiales que exigen pasar determinados días en el lugar de destino.

Desde 69 libras, un precio muy similar al que ofrecen compañías de vuelos baratos como Ryanair, Easyjet o Buzz, se podrá volar ida y vuelta con British Airways desde Londres a Edimburgo, Manchester, Newcastle y Glasgow, trayectos que antes costaban alrededor de 230 libras. Y si se compra el billete por Internet, en la dirección www.ba.com, se aplica un descuento automático adicional de cinco libras.

La oferta permite combinar vuelos baratos y de clase business para la ida o el regreso, algo que según algunos analistas abre ya la primera duda de la acogida que puede tener entre los clientes business, que se pueden encontrar con que su compañero de fila viaja por la mitad o un tercio de su precio.

Además de las tarifas rebajadas, British Airways ha simplificado y flexibilizado su oferta para impulsar la venta por Internet. Todo forma parte de la estrategia de British Airways de reenfocar su negocio para aumentar su rentabilidad y dejar atrás las pérdidas que afronta la compañía por primera vez en sus quince años de historia como empresa privada. British Airways subió ayer en bolsa un 2,4 por ciento, hasta 234 peniques.

Mientras BA entraba en esta guerra, Ryanair, la mayor compañía europea de vuelos baratos, anunciaba que en marzo un 91 por ciento de sus ventas ya se hicieron por Internet, que ese mes aumentó un 48 por ciento el volumen de pasajeros transportados y que pondrá en marcha nuevas rutas y más vuelos para el verano.

EasyJet, segunda en este negocio, añadía por fin París (Orly y Charles de Gaulle) a la lista de los aeropuertos europeos en los que opera. Y la holandesa KLM está redoblando la promoción de vuelos baratos que ofrece a través de su filial Buzz.