Confirmada la sentencia de julio de 1996 de la Audiencia rovincial de Palma de Mallorca en la que se declaraba nula la marca Puente Aéreo, usada como exclusiva por Iberia. El Tribunal Supremo confirma la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Palma en julio de 1996 en la que se declaraba nula la marca Puente Aéreo de la Compañía Iberia. Con esta sentencia se rechaza que esta compañía aérea pueda hacer uso exclusivo de esta expresión para comercializar su servicio de transporte de viajeros entre las ciudades de Madrid y Barcelona. Del mismo modo, con dicha sentencia, se da la razón al recurso de apelación presentado por Air Europa, compañía a la que inicialmente Iberia había demandado por utilizar esta expresión.

El Supremo recuerda que la denominación Puente Aéreo no es creación ni invención propia de Iberia Líneas Aéreas Españolas S.A. puesto que el término apareció en la ciudad de Berlín durante la Guerra Fría, para su abastecimiento en virtud de la necesidad creada por el cierre de acceso a la misma decretado por la Unión Soviética. Añade que en el diccionario de la Real Academia Española se define puente aéreo como comunicación frecuente y continua que, por medio de aviones, se estabblece entre dos lugares para facilitar el desplazamiento de personas y mercancías del uno al otro. La sentencia dice también que esta definición atiende al uso razonable que de la expresión se hace en la vida cotidiana, sin referencia expresa ni a la compañía recurrente ni al trayecto Madrid Barcelona, si bien es cierto que éste es el único de este tipo que existe en España desde 1974. No obstante, recuerda que la Ley de Marcas dispone que no pueden registrarse como tales los signos genéricos, como sería el caso de puente aéreo.