Pierre Jeanniot, presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, asegura que las compañías aéreas seguirán teniendo pérdidas. Pierre Jeanniot, presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), ha mostrado su pesimismo al asegurar que las compañías aéreas seguirán teniendo pérdidas en 2002 como consecuencia de la ralentización económica y de la crisis que se generó tras los atentados del 11 de septiembre. Estas declaraciones las ha realizado en Shangai, donde la asociación celebra una reunión. Para Jeanniot, la mejor noticia que se puede esperar para este año es que las pérdidas de 2001 se reduzcan a la mitad.

IATA representa a 280 aerolíneas de todo el mundo que en 2001 tuvieron unas pérdidas conjuntas de 12.840 millones de euros (12.000 millones de dólares), cifra superior al beneficio conseguido en los cuatro años anteriores.

Asimismo, el presidente de IATA ha recordado que los atentados del 11-S aceleraron una situación que ya se venía produciendo, y que las aerolíneas habían hecho muy poco para prepararse para esa contingencia y ha criticado el hecho de que la industria estaba poco preparada para enfrentarse con un ciclo económico medio.