La bajada del crudo y los ajustes de plantilla han posibilitado un excelente inicio de ejercicio. Iberia ha logrado en el primer trimestre de este año y a pesar del efecto 11 de septiembre superar los beneficios obtenidos en el mismo periodo del año anterior. Este incremento se ha producido gracias al ajuste de plantilla en 2.515 trabajadores y de capacidad en un 11% aplicado hace unos meses. Estas medidas unidas al descenso del crudo han llevado a la compañía a ingresar, en concepto de beneficios operativos, 27,7 millones de euros en el primer trimestre, es decir, 101 millones de pesetas más que en el mismo periodo del 2001.

Esta mejora de la situación se ha consolidado en abril con unos beneficios de 33 millones frente a los 16,6 millones de abril del 2001. Según Xabier de Irala, presidente de la compañía, esto permitirá incrementar el tráfico e incorporar 5 aviones nuevos de los 17 que se habían suspendido. Añadió que si el mercado aéreo mantiene esta evolución iniciará la recontratación de tripulantes de cabina, aunque no quiso hacer referencia a las quejas que han vuelto a plantear los pilotos y recordó que existe una comisión de arbitraje. Hasta finales de abril 1.563 trabajadores se han acogido al expediente de regulación de empleo.

Por otro lado, el presidente de Iberia destacó que la compañía pondrá en marcha un plan de opciones sobre acciones para unos 550 directivos de la compañía. Este plan incluirá la oferta del 2% del capital social, es decir alrededor de 18 millones de acciones a un precio de 1,62 euros. Para poner en marcha este plan la compañía realizará una emisión de obligaciones convertibles en acciones por un importe todavía sin concretar.