Leo van Wijk, presidente de la Asociación de Aerolíneas Europeas (AEA) ha declarado que la seguridad aérea no debe ser una carga exclusiva de las aerolíneas. Leo van Wijk, presidente de la Asociación de Aerolíneas Europeas (AEA), ha declarado en el marco de la reunión sobre seguridad aérea celebrada hoy por la Comisión Europea en Bruselas que los gobiernos de cada nación son los responsables de financiar las medidas de seguridad que las compañías aéreas se han visto obligadas a implantar tras los atentados del 11 de septiembre. Según van Wijk, el objetivo de los terroristas no eran las aerolíneas, sino a un Estado o las sociedades occidentales en general, y son esas sociedades amenazadas las que deberían colaborar a subsanar los gastos que las medidas de seguridad están ocasionando a las compañías aéreas.

Van Wijk puso sobre la mesa el caso del Gobierno de los Estados Unidos que ha reconocido su responsabilidad en la tarea de defender a sus ciudadanos y ha decidido costear la intensificación de la seguridad tras el 11-S. Así, ha aportado a la industria de la aviación estadounidense un total de 3.224 millones de euros (3.100 millones de dólares), incluyendo los 104 millones de euros (100 millones de dólares) destinados a modificar las puertas de las cabinas de pilotos.

En el caso de Europa, el presidente de la AEA asegura que mientras que la Comisión y el Parlamento Europeo están de parte de las aerolíneas y apoyan la financiación estatal, son los propios gobiernos de las naciones los que ponen más objeciones a esta ayuda.

Van Wijk también señaló que los gobiernos europeos se oponen a ciertos requisitos requeridos por los Estados Unidos como la solicitud por parte del Servicio de Inmigración estadounidense de información detallada sobre los pasajeros que viajan a bordo de vuelos con destino a Estados Unidos, lo que se opone algunas leyes sobre privacidad vigentes en Europa. Asimismo, la práctica de sistemas avanzados tecnológicamente para la identificación de pasajeros también podría molestar a los pasajeros de las aerolíneas europeas.