Gracias a los TCAS, sistemas anticolisión, dos aviones de la compañía British Airways pudieron evitar chochar el pasado miércoles. Los sitemas de anticolisión evitaron que el pasado miércoles se repitiera la tragedia que acábó el lunes con la vida de 71 personas al advertir a dos aviones de British Airways del peligro inminente de colisión a una distancia menor de 300 metros.

Los dos aparatos, un Embracer 145 y un Dash 8 que transportaban pasajeros y efectuaban vuelos domésticos sobre las islas británicas, fueron advertidos por los TCAS a las 17:00 horas, hora local, sobre la localidad de Llandrindod Wells, en el país de Gales, del peligro inminente. Gracias a la advertencia y siguiendo las instrucciones del TCAS, los pilotos pudieron efectuar las maniobras pertinentes para evitar la colisión.

Estas maniobras de urgencia permitieron evitar la tragedia, indicó la compañía aérea, que anunció la apertura de un investigación por parte de la Aviación Civil británica.