Al parecer, los pilotos del caza SU-27 se desviaron del plan de vuelo previsto. Según declaraciones del jefe de la comisión investigadora y secretario del Consejo de Defensa y Seguridad nacional, Leonid Marchuk, la tragedia aérea que se cobró 85 muertos en Lvov, se debió a una imprudencia de los pilotos, que se desviaron del plan de vuelo improvisando acrobacias.

De todos modos, el propio Marchuk indicó que, aunque fue la causa principal del siniestro, no fue la única, ya que el público no se encontraba en el emplazamiento correcto durante la celebración de la exhibición aérea.

Además, Marchuk dijo que no se hizo un ensayo general previo a la exhibición aérea, pese a que el capitán del avión siniestrado pidió efectuar un vuelo de entrenamiento adicional.