Según datos ofrecidos por la compañía el pasado 6 de agosto. Aunque oferta y demanda disminuyeron con respecto al año anterior (un 6,9 y un 3,1 por ciento respectivamente), crecieron sobre los meses precedentes, hasta alcanzar las cifras más altas desde comienzos de año, informó la aerolínea.

El número de pasajeros disminuyó un 4,1 por ciento con respecto a julio del año pasado, contrastando un descenso del 8,9 por ciento en los pasajeros de vuelos domésticos con aumentos del 1,6 y 4,2 por ciento en los de medio y largo radio, respectivamente.

Iberia dijo que el mix de clases mejoró con respecto al año anterior, especialmente en el largo radio, con un crecimiento del 0,2 por ciento en el tráfico de clase business frente a una reducción del 4,5 por ciento en la clase turista.

El coeficiente de ocupación en los vuelos domésticos mejoró 1,5 puntos sobre julio del año pasado hasta situarse en 72,1. La reducción de vuelos llevó a un descenso de la oferta del 14 por ciento mientras la demanda bajó en menor proporción, un 12 por ciento.

En las rutas de medio radio internacional, el tráfico subió un 1,2 por ciento con un coeficiente de ocupación del 72,4 (desde 71,7).

El sector de largo radio vio crecer el tráfico un 1,2 por ciento ´mostrando crecimientos generalizados respecto a los meses precedentes´, mientras la oferta se redujo un 4,7 por ciento, lo que llevó a una mejora de 4,9 puntos en el coeficiente de ocupación, que se elevó hasta el 83 por ciento.