Los investigadores del aeropuerto de Miami creyeron, en un principio, que se tratase de una ataque con antrax. Una terminal del aeropuerto internacional de Miami fue evacuada ayer durante dos horas, tras las quejas de varios pasajeros y funcionarios que experimentaron dificultades respiratorias y tos aguda. El temor de un posible atentado con un agente químico se disipó enseguida, tras comprobarse que el origen del incidente procedía de un spray de protección personal. Miembros del servicio de emergencia dijeron que 36 personas fueron tratadas por problemas respiratorios.

Los investigadores del aeropuerto de Miami dijeron que inicialmente creyeron que podría tratarse del polvo de ántrax, pero más tarde señalaron que se trataba de una sustancia mucho menos peligrosa, contenida en un spray de defensa personal disimulado en un encendedor.

«Los equipos de sustancias tóxicas no lograron ubicar el origen del problema, pero la Policía luego descubrió un encendedor en el piso que emitía el mismo tipo de irritante», dijo Mark Forare, director de seguridad del aeropuerto.

La alarma de ayer se produjo menos de veinticuatro horas después de que setenta personas fuesen descontaminadas en McAllen, en el

Estado de Texas, tras estar expuestas a una sustancia sospechosa contenida en dos sobres y que resultó no ser peligrosa, según las autoridades estadounidenses