Los trabajadores rechazaron ayer por un estrello margen la propuesta hecha por el sindicato. La Asociación Internacional de Mecánicos (IAM) empleados en las plantas de montaje de la empresa Boeing votó ayer en Seattle en contra de la huelga. A pesar de que un 62 por ciento de los mecánicos de la empresa se mostró favorable a la huelga, los votos no lograron revasar el 67 por ciento necesario. El sidicato convocante pretendía exigir con las movilizaciones mayor seguridad en sus contratos, mejores servicios de salud y pensiones de jubilación superiores.

Boeing suprimió 30.000 puestos de trabajo en la división de aviones comerciales en los últimos 12 meses y redujo la producción a la mitad. La compañía espera entregar 380 aviones de pasajeros este año, 28 por ciento menos que en 2001.