El colectivo de pilotos acusa a Iberia de escatimar en gastos tras la privatización. Con sólo un voto en contra y 576 a favor, los pilotos de Iberia dieron su apoyo ayer, en una asamblea extraordinaria, al Sepla para que continúe presionando a Iberia para evitar que la compañía prosiga con su política de reducción de gastos en el mantenimiento de las aeronaves adoptada tras la privatización.

Según los pilotos, a pesar de que la seguridad aérea está garantizada tanto por parte del Ministerio de Fomento como por parte de los comandantes de las aeronaves, denuncian que la seguridad en Iberia se ha deteriorado desde su privatización y culpan de ello a los actuales gestores de la compañía.