El ministro de Fomento ordenó que el avión fuese escoltado por un caza del ejército. El ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, ha ordenado hoy que un caza escoltase a un Boeing 747 de Iberia con 400 pasajeros a bordo tras comprobarse que había perdido goma de una rueda de su tren de aterrizaje. El avión había salido de Barajas tres horas antes con destino México.

En un principio, la compañía Iberia se negó a que el avión fuese escoltado por un avión militar pero el piloto de la aeronave accedió a esta posibilidad cuando AENA se lo planteó.

Desde el Ministerio de Defensa, se confirma que un caza F-18, con base en Torrejón, salió,tras informar AENA del incidente, a comprobar visualmente la avería del avión de Iberia y certificar las deficiencias en el tren de aterrizaje. Posteriormente le acompañó en su ruta de vuelta, hasta 15 kilómetros antes de Madrid.