El retraso medio ha sido de 35 minutos.El mal tiempo sigue haciendo estragos en los aeropuertos españoles. Si la semana pasada le tocó al aeropuerto de El Prat en Barcelona, hoy el mal tiempo ha afectado al de Barajas, en Madrid, provocando un retraso medio en los vuelos de 35 minutos.

Los retrasos en las salidas y aterrizajes empezaron cuando, a las 12 horas, una fuerte tormenta de agua y granizo obligó a la ralentización de la actividad.

Aena detalló que las condiciones atmosféricas también afectaron a la visibilidad en pista lo que provocó, unido a fuertes vientos con rachas de hasta 26 nudos en cabecera de pista, que entre las 12.00 y las 13.00 horas el aeropuerto sólo operara 29 llegadas y 22 despegues, cuando en circunstancias normales la capacidad es de 39 llegadas y 39 despegues.

Una vez terminada la tormenta y a la vista de la situación del tráfico aéreo, Aena impuso regulaciones en las llegadas de hasta 30 aterrizajes, así como un tiempo de rodaje de 30 minutos.