La asociación asegura que las medidas de seguridad implantadas tras el 11 de septiembre están perjudicando a las aerolíneas. Giovanni Bisignani, director general y CEO de la asociación internacional de aerolíneas IATA, ha declarado que las medidas de seguridad implantadas tras el 11-S han afectado gravemente a las aerolíneas. Bisignani hizo estas declaraciones en Roma, en un seminario sobre seguridad, donde aprovechó para pedir a los gobiernos que sean ellos quienes se hagan cargo de reforzar la seguridad ya que considera injusto que sean las aerolíneas, los aeropuertos o los mismos pasajeros quienes paguen.

Por otro lado, Bisignani pidió una que se revisaran las normas de seguridad implantadas en el último año e instó a los gobiernos a centrar sus esfuerzos en los servicios de inteligencia y en parar a los terroristas en la entrada a los aeropuertos.