El accidente tuvo lugar ayer sábado en la localidad turca de Antalya. Las veintiocho personas que viajaban en el avión ruso que ayer se estrelló en la localidad turca de Antalya salvaron la vida de milagro. El aparato se precipitó contra una de las pistas del aeropuerto de la localidad meridional de Antalya, uno de los balnearios de la costa mediterránea turca, cuando se disponía a tomar tierra, según informaron fuentes oficiales.

Aunque aún se desconocen las causas del siniestro, la hipótesis que se baraja es las malas condiciones metereológicas que sufre la zona estos últimos días. En el lugar de los hechos, miembros de protección civil, bomberos y ambulancias trabajaron en la evacuación de los heridos, de diversa consideración, aunque ninguno con peligro de muerte, que fueron trasladados a un hospital cercano, donde se les atendió a la espera de dar a conocer hoy domingo los partes oficiales sobre su estado.