La aerolínea ha tomado esta decisión tras la negativa del Estado de respaldar a las compañías. La compañía Iberia ha decidido contratar una póliza de responsabilidad civil para casos de guerra o terrorismo. La compañía con la que Iberia ha suscrito el acuerdo ha sido Musini y en él se establecen indemnizaciones de hasta 2.000 millones de dólares. Musini retiene una pequeña parte del riesgo y de la prima pagada por Iberia y cede el resto del riesgo a varias reaseguradoras internacionales elegidas por la aerolínea como la norteamericana American International Group (AIG), que retiene en torno a un treinta por ciento del riesgo, Berkshire Hathaway, Axis y Frankona.

Pero no le ha sido fácil a Iberia encontrar una aseguradora ya que el mercado asegurador internacional presenta escasas ofertas para cubrir la responsabilidad civil de las líneas aéreas tras el 11-S. Antes de esa fecha, la cobertura por terrorismo se incluía en los seguros globales sin coste específico pero tras los atentados las aerolíneas deben contratar pólizas específicas, muy caras y muy difíciles de conseguir. Además, la Administración española decidió no seguir con su respaldo reasegurador después de que a finales de octubre pasado la Comisión Europea retirara la excepción que había concedido a los gobiernos de la Unión Europea para poder conceder ayudas puntuales a su industria de aviación.