El paquete es de las mismas características del desactivado ayer en la sede de la compañía en Roma.La policía italiana ha tenido que desactivar otro paquete bomba dirigido a la sede de la compañía Iberia en el aeropuerto milanés de Malpensa. Se trata del segundo artefacto explosivo que recibe la compañía en las últimas horas. Ayer el objetivo fue la sede de Iberia en Roma. El artefacto contenía pólvora negra conectada a un detonador que estaba escondido en el interior de un sobre. La coincidencia asimismo del remite y la procedencia del envío, la compañía Iberia Líneas Aèreas y una dirección de Milán, hacen pensar a los investigadores en un origen común.