La Audiencia Provincial de Tarragona ha condenado a la compañía a indemnizar a seis pasajeros. La compañía Iberia ha sido condenada por la Audiencia Provicial de Tarragona a pagar 850,43 euros a seis pasajeros porque el avión que debían coger en Tenerife con destino a Barcelona salió con cinco horas de retraso. Según los magistrados que han dictado la sentencia el retraso, unido a la negativa de la aerolínea de realojar a los pasajeros en otro vuelo, causaron daños morales.

Los hechos a los que alude la sentencia ocurrieron el 23 de abril de 2000 en el aeropuero de Tenerife norte. El aparato, que tenía que despegar a las 11.25 horas, lo hizo a las 17.00. Al parecer, según uno de los pasajeros afectados, Iberia se negó a realojarles en un vuelo que salía a las 14.00 horas, pese a tener 20 plazas libres.