El accidente se produjo poco antes del aterrizaje en el aeropuerto de Diyabakir. Al menos 76 personas han perdido la vida tras el accidente ocurrido cerca del aeropuerto de Diyarbakir en Turquía cuando un avión RJ-100 que realizaba un vuelo interior con 80 personas a bordo se desplomó estrellándose.

Aunque por el momento se desconocen las causas del siniestro, la hipótesis que se baraja como la más probable es que la densa niebla que cubría la zona en el momento del accidente haya sido la causante. Al parecer, el aparato se partió en tres trozos para después explotar causando un enorme incendio, lo que ha dificultado las tareas de rescate de las víctimas.