La compañía envió el cadáver de dos mujeres a ciudades equivocadas provocando conmoción entre los familiares. El pasado sábado día 11 un error de la compañía Iberia provocó un sobresalto en dos familias al intercambiar el cadáver de dos mujeres y enviarlos a la familia equivocada. Fueron los hijos de una de las fallecidas, una mujer de 96 años muerta en Francia, los que, al llegar el cadáver y abrir el féretro en el aeropuerto de Málaga se dieron cuenta que no se trataba de su madre. Tras dos horas de incertidumbre en las que denunciaron los hechos ante varios responsables de la compañía que aseguraron desconocer qué estaba sucediendo, averiguaron que el cadáver de su madre se encontraba en el aeropuerto de Santiago de Compostela, que es donde tenía que ir el de la mujer que se encontraba en esos momentos en Málaga. El entierro tuvo que ser aplazado hasta el día siguiente por lo que la familia ha anunciado que emprenderá acciones legales.