Aseguran que para que una aerolínea sea rentable debe ser flexible en su flota y costes. William Guillard, portavoz de IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo) ha declarado que las compañías aéreas de todo el mundo están pasando una etapa de falta de rentabilidad. Sin embargo, Guillard citó a Iberia, Air France y algunas compañías asiáticas como excepciones ya que éstas sí han logrado la fórmula de la rentabilidad que pasa por flexibilizar la flota y los costes. Asimismo, Guillard aconseja a las compañías personalizar el servicio en función del mercado, (business, convencional y turista), ajustar sus costes, reestructurar tarifas y potenciar la comercialización por internet.

De entre los factores que provocan los bajos beneficios que obtienen las compañías (entre un 2 y un 3 por ciento) estarían, según Guillard, los monopolios naturales (aeropuertos y control aéreo) y las limitaciones legales sobre fusiones transnacionales, la propiedad de aerolíneas nacionales y sobre el servicio de las compañías (overbooking, espacio de butacas y retrasos etc).