El sindicato rechaza el plan de Spanair de reducir los salarios en caso de conflicto. La Unión General de Trabajadores (UGT) rechaza el plan de la compañía Spanair que, en caso de guerra, incluye una reducción de salarios para todo el personal. Para el sindicato, debería ser el Gobierno quien cargue con el coste económica de una posible intervención militar por parte de EEUU ya que en opinión de UGT ni la empresa ni los trabajadores deben sufrir las repercusiones de una guerra en Irak.

En estos momentos el plan de la compañía se encuentra temporalmente retirado debido a que los últimos acontecimientos en la esfera internacional parecen haber pospuesto, al menos transitoriamente, la posibilidad de una guerra inminente.