El aeropuerto palmero de Mazo será el primero de España en autoabastecerse con energía eólica mediante una central que contará con dos aerogeneradores de 1.600 kilovatios de potencia cada uno. Antonio González García-Conde, director de energías renovables del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), asegura que esta iniciativa es ´pionera en Europa y probablemente del mundo´. El INTA tiene un convenio con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) para estudiar la viabilidad de dotar a 10 aeropuertos de instalaciones de energías renovables.

La construcción de la central eólica del aeropuerto de Mazo, en la isla de La Palma, tiene un presupuesto de ejecución cercano a los seis millones de euros (1.000 millones de pesetas). Antonio González explica que lo curioso de esta actuación -que AENA aprobó el año pasado- es que, frente al modelo tradicional de apuesta por utilizar las energías renovables como un apoyo puntual para garantizar el suministro eléctrico, los dos molinos constituirán ´la principal fuente de energía del aeropuerto, mientras que la red eléctrica servirá de apoyo´.