La Comisión Europea ha presentado finalmente su propuesta para incrementar por cuatro las indemnizaciones que en la actualidad una compañía aérea tiene que pagar a un viajero por denegarle el embarque. Se calcula que cada año, unas 250.000 personas sufren esta práctica conocida como overbooking. La solución del contencioso entre España y Reino Unido sobre el aeropuerto de Gibraltar ha permitido sacar adelante una iniciativa que lleva fraguándose en Bruselas desde el pasado mes de junio y que ahora debe recibir la bendición del Consejo de ministros de Transportes de la UE.

Bruselas busca así incrementar la protección de los pasajeros frente a este tipo de abusos, con los que las compañías aéreas se garantizan el lleno en los aviones. Uno de cada mil viajeros es víctima de este tipo de estrategias. Por eso Bruselas plantea a los Quince que se cuadruplique la ´compensación financiera´ al pasajero que sufra esta práctica, aumentando de 150 a 750 euros la indemnización en vuelos de menos de 3.500 kilómetros y de 300 a 1.500 euros cuando el viaje sea más largo.

El viajero, además, podrá exigir a la compañía aérea un vuelo alternativo o el reembolso del billete. Los operadores, bajo ningún concepto, podrán denegar el embarque a un minusválido o a cualquier persona que tenga ´necesidades particulares´.