El Gobierno italiano y los sindicatos han aprobado un plan para reactivar la compañía Alitalia durante los próximos dos años, que tratará de superar la crisis y evitar los despidos, al tiempo que se excluye su privatización.

El plan contempla «contratos de solidaridad», para reducir la jornada laboral y el sueldo de los trabajadores con el fin de evitar la mayor parte de los 3.400 despidos anunciados. El Gobierno, por su lado, financiará el plan con 119 millones de euros.