Llegó a las 23.30, se inscribió en el hotel con un nombre falso Mohamed Atta, el piloto que estrelló uno de los Boeing secuestrados contra la primera de las Torres Gemelas en Nueva York, se alojó en el hotel Diana Cazadora, un establecimiento de tres estrellas en Barajas, a cincuenta metros del centro de simuladores de Senasa.

Ahí es donde se entrenan pilotos de compañías aéreas y alumnos privados en proceso de formación y calificación. Una escuela de vuelo, abierta día y noche, en cuyos simuladores se imparten, entre otras actividades, cursos de refresco y calificaciones de tipo.

Atta llegó a las 23.30, se inscribió en el hotel con un nombre falso y pidió algo de comer cuando la cafetería estaba a punto de cerrar. Celestino, un camarero de Alcalá de Henares, le atendió e hizo estampar la minuta. Su firma coincide con la misma que rubricó al alquilar un coche con el que viajó hasta Salou (Tarragona), donde se alojó los días 9 y 10 en el hotel Casablanca. El egipcio hizo 1.600 kilómetros en su coche hasta devolverlo en el aeropuerto de Madrid-Barajas el día 17, poco después de llenar su depósito de gasolina y pagar con su tarjeta de crédito. Desde allí mandó un mensaje a través de una máquina de Internet y tomó un vuelo de regreso a Miami (Florida).

La escuela de Senasa tiene el único simulador de Boeing 757 que hay en España, y alquila sus instalaciones a compañías de bandera de varios países, entre ellos Marruecos. ´La policía se llevó los expedientes de los alumnos y no hemos vuelto a saber nada. Sabemos que se están investigando los centros de simulación de toda Europa´, señalan fuentes del centro.

http://www.elpais.es/articulo.html?d_date=20020303&xref=20020303elpepiint_2&type=Tes&anchor=elpepiin