Al menos 56 personas han sobrevivido al accidente del Boing 767 de la compañía Air China, que se ha estrellado contra una colina en la ciudad surcoreana de Pusan. EL accidente se ha producido esta madrugada cuando el Boeing 767 de la flota de la Air China, con 166 personas a bordo, se ha estrellado cerca de la ciudad surcoreana de Pusan, según han informado fuentes oficiales de ese país, que han añadido que al menos 20 personas han sobrevivido y han sido trasladadas a hospitales de la ciudad.

Según testigos presenciales, el avión tenía la cola en llamas cuando se estrelló cerca de un núcleo urbano junto al aeropuerto, sin que se constataran heridos en tierra.

El aparato, con 155 pasajeros y 11 tripulantes, había despegado de Pekín a las 2.37 (hora española) con destino a Pusan, la segunda ciudad en importancia de Corea del Sur. La intensa niebla que se cernía sobre ese aeropuerto obligó a sus responsables a desviar el vuelo hacia Seul, pero instantes después, a las 4.00, el aeroplano desaparecía de los radares y chocaba contra una colina.

Un portavoz de la compañia China Air a la que pertenecía el aparato ha declarado que están investigando el accidente, el primero que sufren en los 47 años que lleva volando la compañía. Descartada la hipótesis del atentado, se baraja como prosibilidad más pausible la desa niebla que poblaba la zona del siniestro.

La última catástrofe de un aeroplano chino ocurrió en junio de 2000, cuando un Yun 7 se estrelló en un río cerca de Wuhan; 44 personas murieron y sólo siete sobrevivieron.