El avión de la compañía EAS se estrelló en la aproximación al aeropuerto de Kano. El aparato, un BAC 1-11-500 de la compañía EAS con 105 pasajeros a bordo, procedía de Lagos, capital económica nigeriana, y la colisión se produjo al disponerse el piloto a iniciar las maniobras de aterrizaje. Además de todos los ocupantes del aparato, al menos 40 vecinos de los inmuebles han fallecido en el accidente, según han informado los equipos de rescate, que han recuperado 83 cuerpos de la zona.

Entre las víctimas del accidente se encuentra el ministro de Deportes nigeriano, Isaya Mark Aku, que viajaba en el avión para asistir al último partido de preparación para el Mundial de Fútbol del equipo nacional nigeriano, que se enfrentaba al combinado de Kenia.

La última gran catástrofe aérea en Nigeria ocurrió en 1996, cuando 143 personas murieron al estrellarse un Boeing-727 poco antes de aterrizar en el aeropuerto de Lagos.