En un documento presentado el viernes ante la Comisión de Bolsa y Valores, la aerolínea, con sede en Arlington, admitió que la bancarrota es una opción si no puede desarrollar un plan de negocios que satisfaga a los reguladores federales. La aerolínea estadounidense,US Airways, ha advertido que podría acogerse a la ley de protección de los acreedores por bancarrota si no le son concedidos los préstamos respaldados por fondos gubernamentales. Estos préstamos implicarían concesiones por parte de los empleados, proveedores y vendedores de la aerolínea.

La empresa, que perdió 2.000 millones de dólares el año pasado, es la segunda gran aerolínea que anuncia intenciones de solicitar los préstamos garantizados por fondos federales, aprobados el año pasado por el Congreso como parte de programa para rescatar a la industria.

Los préstamos han resultado poco atractivos para muchas aerolíneas, dadas las condiciones exigidas a cambio. En la mayoría de los casos, por ejemplo, exigen que la línea aérea dé al gobierno federal la opción de compra sobre una gran parte de la compañía, posiblemente a precios muy bajos.

Además, la aerolínea tiene que presentar un plan viable de negocios que, según algunos analistas, obligaría a que los empleados hicieran concesiones en sus pagos.