as autoridades militares de Taiwan descartaron el lunes la posibilidad de que el avión de China Airlines que se estrelló en el mar con 225 personas a bordo hubiera sido abatido por un misil chino. Después de dos días de búsquedas en las aguas del Estrecho de Taiwan, los investigadores siguen sin encontrar respuestas para explicar los motivos por los que se accidentó el avión el pasado sábado.

Por el momento, las autoridades de la aviación taiwanesa dijeron que dejarán en tierra el resto de la flota de aviones Boeing 747-200 hasta que se esclarezcan las causas del siniestro.

Según la hipótesis oficial, la aeronave se partió en varios trozos antes de desaparecer de los radares.

Taipei y Beijing mantienen una enemistad desde que quedaron divididas al término de la guerra civil china en 1949. El gobierno chino considera a la isla como una provincia separatista que debe volver bajo la autoridad de Beijing, por la fuerza si fuera necesario.

El vuelo CI 611 de China Airlines se estrelló después de despegar de Taipei con destino a Hong Kong. Las autoridades albergan pocas esperanzas de encontrar sobrevivientes.

El avión, de 22 años de antigüedad, llevaba 19 tripulantes y 206 pasajeros cuando desapareció de los radares unos 20 minutos después de despegar a las 15.00 (0700 GMT) del Aeropuerto Internacional Chiang Kai-shek.

Las autoridades de la aviación dijeron que no había indicios de fallos mecánicos previos ni de sabotaje, y las condiciones meteorológicas eran buenas en el momento del accidente.

El fuerte oleaje dificultaba las labores de búsqueda y rescate. Hasta el momento, los equipos que trabajan en la zona han recuperado más de 80 cadáveres y se disponían a recuperar las grabadoras de vuelo, localizadas a unos 50 metros de profundidad.

.