El gobierno estadounidense podría multar a las aerolíneas extrajeras que no adopten las medidas de seguridas exigidas en su territorio. A raiz de los atentados del 11 de septiembre, el gobierno estadounidense está exigiendo fuerte medidas de seguridad en el transporte aéreo. A partir de ahora esas exigencias también afectarán a las aerolíneas extranjeras que viajan a EEUU, ya que tienen un plazo de dos meses para colocar cerraduras provisionales en las entradas de las cabinas de pilotaje y hasta abril de 2003 para instalar puertas más sólidas, tal y como aseguró ayer el Gobierno estadounidense.

Alison Duquette, portavoz de la Administración Federal de Aviación (FAA) en Washington, afirmó ayer que de no cumplir los requisitos exigidos, las aerolíneas podrían verse obligadas a pagar fuertes multas.

Se calcula que el nuevo reglamento, que conlleva un coste de entre 40,9 y 80,2 millones de dólares, afectará a un total de 1.921 aviones de aerolíneas extranjeras.

Para alcanzar esa cifra, las autoridades tomaron en cuenta el coste de cada puerta blindada entre 17.000 y 36.000 dólares y el mayor gasto de combustible que representará el aumento de peso de las aeronaves, dijo Duquette.