Según ha informado la agencia rusa RIA-Novosti, fue el propio piloto del avión ruso el que alertó a los controladores del peligro inminente. Los dos controladores aéreos de la empresa Skyline, encargados del control del espacio en la madrugada del pasado martes cuando se produjo el choque de dos aviones que se saldó con la muerte de 71 personas, serán investigados por homicidio involuntario.

Christoph Naef, de la oficina del fiscal de distrito de Bulach (Zúrich), ha sido quien ha ordenado la investigación con el fin de esclarecer las circunstancias que se produjeron en la torre de control en el momento del accidente y si los empleados de Skyguide cometieron errores por los cuales serían penalmente responsables del accidente.

Por el momento, todas las sospechas recaen sobre la compañía Skyguide, ya que no alertó al piloto del Tupolev hasta 50 segundos antes de que se produjera la colisión. Además, según ha informado esta mañana la agencia rusa RIA-Novosti, fue el propio piloto del avión ruso el que advirtió a los controladores del riesgo de accidente alrededor de un minuto y medio antes de la colisión.

Rusia acusa a los controladores aéreos suizos de haber advertido demasiado tarde a los dos aviones del riesgo de colisión. Por su parte, la sociedad suiza Skyguide reconoció no haber dado la instrucción de descender al avión ruso hasta 50 segundos antes del accidente, subrayando que los pilotos rusos reaccionaron con retraso a sus llamamientos reiterados. Además, Skyguide ha expresado dudas sobre el funcionamiento del sistema TCAS del aparato ruso.