El incidente, que no produjo heridos, provocó la inutilización de una pista de aterrizaje. A un Airbus 340 de la compañía Iberia procedente de Tenerife se le incendió ayer por la tarde, durante la maniobra de aterrizaje, el tren de aterrizaje trasero en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Inmediatamente después, se desplazaron hacia la pista 15-33 del aeropuerto los servicios de emergencia. Los bomberos del aeropuerto apagaron el fuego que se originó en los ocho neumáticos de los dos ejes traseros del Airbus lanzando espuma carbónica sobre el suelo para evitar la propagación del incendio y procedieron a sofocar las llamas de los neumáticos.

Afortunadamente no se produjeron heridos en el accidente y los pasajeros, la tripulación y el equipaje fueron trasladados hasta la terminal de llegadas. Aunque, debido al accidente, la pista quedó inutilizada y se habilitó para el aterrizaje otra de las pistas, lo que motivó retrasos en algunos vuelos.