El incidente, que no provocó daños personales, se produjo al romperse una de las tres patas del tren de aterrizaje. Una avioneta de transporte de paquetería de la empresa MRW se salió antes de ayer de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Málaga al romperse una de las tres patas que forman parte del tren de aterrizaje. En el accidente no se produjeron daños personales pero causó la demora en cuatro vuelos que tenían que despegar con posterioridad.

El aparto, una avioneta bimotor Cessna 402 B que provenía de Melilla con dos tripulantes, no pudo sacar el tren de aterrizaje de la forma convencional, por lo que comunicó a la torre de control del aeródromo que lo sacaría a mano y desde allí se comprobó que el dispositivo había salido, lo que permitía tomar tierra.