Desde el SEPLA se ha solicitado que se respete la presunción de inocencia de los pilotos al tiempo que éstos han afirmado que presentarán una querella contra la policía por detención ilegal.La decisión de Iberia de suspender de empleo y sueldo al comandante y al copiloto de un avión de la compañía que el pasado 25 de octubre fueron detenidos por la policía nacional en Vigo ha caído como un jarro de agua fría entre los pilotos de Iberia. Para el SEPLA, sindicato mayoritario en la compañía, esta medida es injustificada y vulnera el derecho al trabajo de estos dos pilotos al tiempo que viola el principio de presunción de inocencia, derechos ambos recogidos en la constitución. Para formalizar esta protesta, Jaime Lacasa, jefe de dicho sindicato, envió ayer una carta a Xavier de Irala, presidente de Iberia, pidiéndole que vuelva a incluir en la programación de vuelos a los dos pilotos.

Asimismo, los dos pilotos implicados han anunciado que presentarán una querella contra el Cuerpo Nacional de Policía por detención ilegal. Según los pilotos fueron detenidos injustamente cuando se encontraban en un mesón de Vigo jugando la mus. Al parecer, se produjo una discusión entre uno de los pilotos y un policía que se encontraba en el local. Fuentes policiales aseguraron que los pilotos iban algo bebidos, a lo que los pilotos de Iberia afirman que es una aseveración falsa e injustificada ya que en ningún momento se les practicó prueba de alcoholemia alguna.

Las razones que ha dado Iberia para suspender de trabajo y sueldo a los dos pilotos han sido la mala imagen que ha supuesto la detención para compañía y los perjuicios causados a los clientes del vuelo, que fue cancelado debido a la ausencia de los pilotos y cuyos pasajeros tuvieron que ser realojados en un vuelo de otra compañía.