El aparato tuvo que regresar a Barajas tras comprobar el comandante que se había desprendido una chapa metálica dañando el timón de profundidad.Un avión de la compañía aérea Iberia que se dirigía el lunes 18 desde Madrid a Miami tuvo que regresar a Barajas después de que la tripulación constatara que se había desprendido una pieza metálica de 1 metro y medio. Al parecer y según relatan fuentes del SEPLA-Iberia, la tripulación percibió vibraciones inusuales que tras una inspección visual se comprobó que procedían una chapa metálica de más de metro y medio de diámetro que se había desprendido del ala derecha. El comandante del aparato decidió regresar de vuelta al aeropuerto de Barajas donde aterrizó tras expulsar el combustible. Una vez en tierra, se puedo comprobar que la pieza había impactado contra la cola del avión, lo que provocó daños en el timón de profundidad.

La sección sindical del SEPLA en Iberia ha pedido a la aerolínea que abra un expediente informativo sobre lo ocurrido para depurar las responsabilidades que correspondan. Por su parte, desde Iberia han manifestado que el regreso del avión a Madrid no era necesario pero que se tomó la decisión de hacerlo retroceder porque es en Barajas donde se encuentra el servicio de mantenimiento de la compañía.