Los pilotos fueron detenidos en el aeropuerto de Helsinki poco antes del despegue.La aerolínea alemana Lufthansa ha despedido a dos de sus pilotos tras haber sido éstos detenidos en estado de embriaguez poco antes de despegar.

Los hechos ocurrieron el pasado día 20 en Helsinki cuando los dos pilotos se disponían a despegar en evidente estado de embriaguez y la policía, alertada por personal del aeropuerto, les detuvo. Tras haber sido sometidos a una prueba de alcoholemia, Lufthansa decidió entonces enviar a Finlandia a dos nuevos pilotos, lo que provocó un retraso de más de cinco horas en el vuelo.

Según las leyes finlandesas, los dos pilotos se enfrentan a una pena de hasta dos años de prisión y multa por un presunto delito de embriaguez al mando de un avión.