El Copac se opone a este Proyecto por considerarlo insuficiente. El Gobierno envió el viernes a las Cortes Generales el Proyecto de Ley de Seguridad Aérea, cuya finalidad es complementar y actualizar la Ley de Navegación Aérea de 1960. Este texto con rango de ley ofrecerá un marco de referencia para el desarrollo de la normativa relacionada con el orden y la seguridad del transporte áereo.

Entre las acciones previtas por este Anteproyecto destacan: la creación de un Consejo Asesor de Aviación Civil, órgano consultivo que estará formado por el sector público, privado y usuarios y la posibilidad de que el director general de Aviación Civil dicte podrá circulares aeronáuticas, disposiciones reglamentarias de carácter secundario y de contenido técnico. Asimismo, la Dirección General de Aviación Civil tendrá la facultad de adoptar, en caso de riesgos graves o inmediatos, medidas extraordinarias como la inmovilización de una aeronave o la suspensión temporal de títulos, licencias o actividades reguladas.

Este Anteproyecto no ha sido del agrado del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (COPAC) que ha pedido al Ministerio de Fomento que suspenda el Anteproyecto de Ley de Seguridad Aérea. Esta petición se basa en la disconformidad del COPAC ante uno de los supuestos que contempla la posibilidad que se delegue a empresas privadas las funciones de inspección y control que corresponden a la Administración, ya que , según fuentes del Colegio, cualquier empresa privada puede tener unos legítimos intereses económicos que les inhabilitan para realizar este tipo de control.