El hombre tendrá que pagar una multa de 600 euros. Un pasajero que volaba el 24 de agosto del 2002 en el vuelo de Iberia que cubría el trayecto desde Oviedo a Barcelona ha sido condenado por un juzgado de El Prat de Llobregat a pagar multa de 600 euros.J. C. P. G. ha sido hallado culpable de ser el autor de una falta por desantender las normas de seguridad durante un vuelo al no ponerse el cinturón de seguridad y fumar en un cuarto de baño del avión. El pasajero reconoció que se encontraba bajo los efectos del alcohol. Así se recoge en la sentencia que condena a como autor responsable de una falta prevista y penada en el artículo 634 del Código Penal, a 20 días de multa a razón de 30 euros diarios.