Han quedado pospuestas las medidas de presión programadas para marzo y abril.Los pilotos de Iberia han decidido aparcar sus reivindicaciones ante la coyuntura política que se vive en el mundo en estos momentos quedando aplazadas las medidas de presión previstas para marzo y abril.

Esta decisión se debe a que las aerolíneas están entre las compañías más castigadas por la crisis. Las acciones de Iberia se han visto sometidas en las últimas semanas, al igual que las de otras compañías del sector, a un fuerte castigo por el temor a los efectos de una posible guerra en Irak sobre sus cuentas.

A pesar de este aplazamiento, los pilotos afirmán que seguirán con sus reivindicaciones en un futuro ya que aunque de que los conflictos entre la dirección de Iberia y los pilotos están sometidos a un laudo arbitral hasta el año 2004, ambos han visto deteriorarse su relación en los últimos meses por distintas interpretaciones de un convenio complejo que dificulta también la interpretación del árbitro. La compañía Iberia ha llegado a proponer la negociación de un nuevo convenio colectivo.