No está claro si fue un error de la torre de control o de alguno de los pilotos.Un avión de la compañía Air Nostrum tuvo que hacer una maniobra de evasión al detectar en su rádar un caza F-18 cuando sobrevolaba el espacio aéreo de Zaragoza. El avión de Air Nostrum, que cubría la ruta Turín-Madrid, volaba a 31.000 pies de altura cuando el F-18 realizó un rápido descenso desde una altura de 40.000 hasta 33.000 pies, lo que el sistema anticolisión del avión comercial interpretó como una posible invasión de su trayectoria.

Ahora queda investigar si se trató de un error de la torre de control, o de un error de alguno de los dos pilotos, que no siguiera las órdenes de los controladores aéreos.