El secuestrador se ha entregado a la policía liberando a los pasajeros El joven turco de 22 años que secuestró ayer por la noche un Airbús 310 de las líneas aéreas turcas que volaba de Estambul a Ankara ha accedido esta madrugada a liberar el pasaje y entregarse a la policía. El aparato, con 203 personas a bordo, fue desviado de Turquía al aeropuerto ´Elefterios Venizelos´ de Atenas, donde aterrizó para repostar. El hombre exigió en un principio desviar el aparato hacia la ciudad costera de Izmir, pero más tarde cambió su rumbo hacia la capital griega. Con esta acción, el hombre quería protestar por la detención de su hermano y su madre en Alemania. La policía ha descartado que se trate de un terrorista aunque en un primer momento se llegó a sostener esta hipótesis ya que en el avión viajaban varios diputados del gobierno turco.